Plagas

Hormigas
           Las hormigas son una familia de insectos sociales que, como las avispas  y las abejas, pertenecen al orden de los himenópteros. Son uno de los grupos zoológicos de mayor éxito y en la actualidad están clasificadas más de 12,000 especies, con estimaciones que superan las 14,000, y con unas tendencias actuales que predicen un total de más de 21,000. Se identifican fácilmente por sus antenas en ángulo y su estructura en tres secciones con una estrecha cintura. 
      Las hormigas forman colonias de un tamaño que se extiende desde unas docenas de individuos predadores que viven en pequeñas cavidades naturales, a colonias muy organizadas que pueden ocupar grandes territorios compuestas por millones de individuos. Muchas culturas humanas las utilizan como alimento, medicina y como objeto de rituales. Algunas especies son muy valoradas en su papel de agentes de control biológico. Sin embargo, su capacidad de explotar recursos provoca que las hormigas entren en conflicto con los humanos, puesto que pueden dañar cultivos e invadir edificios. Las hormigas más comunes en el caribe son: la hormiga loca, la hormiga de fuego, la hormiga fantasma, la hormiga olorosa doméstica, la hormiga del pavimento y la hormiga faraón.

Cucarachas

       Las cucarachas son del orden de insectos heterometábolos paurometábolos de cuerpo aplanado, siendo en su mayoría omnívoras y distribuyendose en gran parte tanto en áreas tropicales como subtropicales. Actualmente se encuentran entre los animales más resistentes del planeta, algunas especies son capaces de mantenerse activas durante un mes sin comida o siendo capaces de sobrevivir con recursos limitados. Inclusive algunas especies pueden vivir sin aire durante 45 minutos o ralentizar los latidos del corazón.  Algunas especies están estrechamente relacionadas con las viviendas y se localizan en estos casos cerca de cubos de basura o en la cocina. Estas representan un riesgo para la salud de los habitantes de las viviendas en especial los niños. El Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental (NIEHS) informa que uno de cada cinco niños en los Estados Unidos tienen una sensibilidad severa a los alergénicos de la cucaracha, que aumentan la gravedad de los síntomas del asma. Estos alergénicos son los más introducidos en los hogares a través de la saliva de cucarachas, excrementos y los cuerpos en descomposición de estas plagas. 

           Para prevenir esta plaga se deben mantener los alimentos almacenados en contenedores sellados, cubos de basura que tengan una tapa hermética, la limpieza frecuente y escrupulosa de la cocina y aspiraciones regulares. También se recomienda  reparar los escapes de agua, como grifos que gotean. Por otro lado es necesario sellar cualquier posible punto de entrada: los zócalos, así también como los agujeros entre los armarios de la cocina, tubos, las ventanas y las puertas con un poco de lana de acero o redecilla de cobre y un poco de cemento, masilla o silicona.