Gongolíes

        Los gongolíes en la naturaleza tienen una enorme importancia ecológica porque descomponen la materia muerta vegetal y fertilizan el suelo. Sin embargo, cuando invaden los patios y los hogares se convierten en plagas. Los gongolíes tienen el cuerpo alargado y cilíndrico, aunque hay especies que son ligeramente achatadas. Las especies más comunes son de color rojo, verde o marrón oscuro. Los gongolíes no son venenosos, pero secretan un liquido defensivo irritante, el cual puede contener aldehídos, quinazolinonas, benzoquinonas, compuestos alifáticos, terpenoides o cianuro. Esta sustancia tiene un olor desagradable y mancha la piel. También, puede causar picazón y ampollas.

Powder-Post Beetle

       Ha recibido en el pasado escasa atención, pero los daños que causa sobre la madera en obra para marcos y muebles aparecen actualmente muy graves. La larva, que se desarrolla de manera óptima con humedad elevada de la madera, ataca todos los Latifolios de nuestro país de madera blanda y con venas grandes, así como la albura de las especies duras, especialmente la de las Encinas. Las únicas especies que parecen inmunizadas son el Chopo, el Haya y el Abedul, mientras que los Eucaliptos son atacados. Si la infestación es muy fuerte la masa entera de la madera se transforma en un montón único de carcoma comprimida en la cual no se puede ni siquiera reconocer la estructura de los tejidos. El Lyctus brunneus es la especie más difundida en Puerto Rico.

La garrapata marrón del perro 

                  La garrapata marrón del perro es la especie más común en el exterior e interior de las residencias de Puerto Rico. En inglés se le conoce como “brown dog tick” y su nombre científico es  Rhipichephalus sanguineus. El perro es su hospedero principal, pero también se alimenta de roedores domésticos, ganado, pájaros y otros animales.  Esta garrapata ha causado mucho revuelo en los Estados Unidos, ya que se le ha implicado como un vector de la enfermedad conocida en inglés como  Rocky Mountain spotted fever (RMSF). Esta enfermedad es causada por la bacteria  Rickettsia rickettsii. En Hawai también se han reportado casos de personas que han desarrollado síntomas parecidos a los de un catarro después de remover manualmente esta garrapata de las mascotas. 

           La garrapata inmadura que sale del huevo tiene seis patas y se le llama larva. Después de mudar su exoesqueleto desarrolla ocho patas, al igual que los adultos. A las etapas inmaduras que subsiguen a la larva se les llama ninfas. Las larvas y las ninfas son de color marrón rojizo uniforme. Miden alrededor de 1/8” y su cuerpo es achatado.  Las larvas pueden sobrevivir hasta 8 meses sin alimentarse. Una vez las larvas consiguen un hospedero, éstas se alimentan por cerca de 3 días. El perímetro de las residencias y el patio deben tratarse. Si en el patio hay una estructura para los perros guarecerse, ésta debe tratarse por completo. La vegetación se debe asperjar con un insecticida que tenga registro para las especies de plantas o arbustos presentes. Generalmente se necesitan varias aplicaciones de insecticidas para eliminar una infestación de la garrapata marrón del perro.