Plagas

Ratas y ratones

             Las ratas y los ratones son plagas muy perjudiciales. Aunque los  daños  que  causan  son evidentes, la realidad es que no sabemos exactamente la cantidad  o  el valor de las pérdidas provocadas por estas plagas. En Puerto Rico se calcula que el daño causado por las ratas y los ratones en hogares, almacenes y establecimientos comerciales asciende anualmente a millones de dólares. 

             Las ratas y los ratones poseen una dentición especializada para roer y por esta razón pertenecen al grupo de los roedores. Gran parte del daño que estos animales causan se debe a que ellos roen cualquier superficie  que  les sirva para desgastar los dientes incisivos que están creciendo continuamente. Las ratas y los ratones son transmisores de enfermedades muy serias para los humanos. Pueden portar más de 18 especies de piojos,  pulgas,  garrapatas y ácaros capaces de transmitir 35 enfermedades a los humanos y a los animales domésticos. La leptospirosis es  la  enfermedad más común que transmiten estas plagas en Puerto Rico. Esta enfermedad es muy grave y en muchos casos el desenlace es fatal. Es causada por bacterias del género Leptospira que portan las ratas y los ratones en la orina. La leptospirosis afecta a los humanos, a los perros, a los caballos, al ganado bovino y a otros animales domésticos.

                Las ratas y los ratones tienen  hábitos nocturnos y rara vez aparecen de día. Generalmente, dejan  señales  características que hacen posible determinar su presencia. El combate de las ratas y los ratones no se logra con una sola práctica. Para obtener un combate eficaz es necesario integrar varias prácticas de combate en un programa armonizado. Las prácticas  que se implanten deben estar dirigidas a reducir o eliminar las fuentes de alimento y agua.  También, es imprescindible eliminar los refugios y evitar la entrada de las ratas y los ratones al hogar y a los edificios.